Nueva York, couchsurfin y el urbanismo

Aproveché el tiquete de China a Costa Rica para pasar por Nueva York en esos días en que Jeremy Lin comenzaba a hacer estragos. Me quedé con puro couchsurfing.

Por el buen ride. Couchsurfing es hospedaje gratis voluntario para viajeros limpios como yo o para gente que culturalmente le parece más interesante hospedarse con gente local para conocer mejor la ciudad. Sin duda en hoteles no se conoce bien la escencia de un lugar… Aunq mi host resultó medio gay, habían otros couchsurferos y todo fue positivo. Couchsurfing me da exc vida social con gente bna vibra cool para turistear y tomarme una birra en cualquier lugar nuevo y me hace creer en la gente.

Además el lugar estaba en medio Manhattan: a la vuelta del Madison Square Garden. Nueva York es la ciudad con la que todos somos más familiares. Viniendo de un año en Asia donde todo era nuevo y TOTALMENTE diferente, esta parada resultó ser una transición tranquila donde la gente es normal y todo es tan sencillo con letras del abecedario.

Ahora que me ha dado por leer cosas de urbanismo, también se menciona mucho a Nueva York. Este es el detalle: a pesar de que la ciudad flota contra corriente tras haber pasado su apogeo económico (tiene tazas bajas de crecimiento, alto desempleo…), en cuanto a delincuencia NY está  más armoniosa.

Hace 20 años caminar por el Bronx o por zonas arratadas de Brooklyn podía ser peligroso, pero se ha rescatado casi todo de manera regresiva: invirtiendo en obras sociales y buen transporte comenzando por las zonas más vulnerables primero. Esto es más rentable que pagar policías y mantener reos en las cárceles.

Ahora quedan los delicuentes viejos que se creían muy raticas peligrosos pero que tienen un parque, centros de música o una estación de metro que los lleva al centro de Manhattan en dos segundos.

Se están buscando más ciclovías y mejor transporte público, arrepentidos de un siglo construyendo todo para los carros. Aún así incluso NY tiene mucho por delante. Fuera del metro subterráneo, en las calles prevalece la cultura de prioridad al carro y la gente en bici es muy poca o ninguna. Sin duda a todos nos encanta la energía de NY, pero esparaba más: más cleteros, más parques, más espacios públicos frente a sus ríos y una ciudad más social.

 

Etiquetas: , ,


Leave a Reply